¡A chanclazos! Noooooo

 

Taller en Buena Vista, AcaxotitlánMientras tanto en la oficina de la senadora… ¡Alerta máxima, nuestros niños y jóvenes están siendo víctimas de bullying! —¿Quién es el victimario?, ¿quién osa ofender y molestar a los chiquillos y chiquillas de este país de bellezas naturales? —Ah, pues otros niños y jóvenes. —Mmmm, sí, pero no podemos quedarnos cruzadas o cruzados de brazos, ¡hagamos algo! Antes de que esos criminales sigan maltratando a nuestros niños y jóvenes. —¿Cuáles criminales? —Ah, pues los niños y jóvenes que hacen bullying. —Pero, senadora, no podemos castigarlos a todos. No nos alcanzarían los centros de detención juvenil, ni las correccionales y los penales de máxima seguridad están hasta el tope. —Pues alguien tiene que pagar por esas víctimas de bullying. —¡Ya sé, los papás! —No, Los papás no porque yo tengo chamacos y mis chamacos no hacen bullying, únicamente demuestran que están más aptos para un ambiente agresivo. –Castiguemos a los maestros, al cabo que son ellos los responsables de la conducta y la educación de nuestros niños y jóvenes.

Y así la senadora pensó que el problema se resolvería y dijo…

Habrá que fincar responsabilidades criminales contra profesores y escuelas por permitir el bullying adentro y afuera de sus centros de trabajo. Ellos serán los encargados de salvaguardar la integridad física y emocional de todas y cada una de las inocentes criaturitas que enviamos con las mejores de nuestras intenciones a que reciban lo más granado de la civilización y la cultura occidental del esfuerzo, la competencia y el progreso en esos lugares de iluminación que son las escuelas; que con una visión del trabajo duro y la competencia feroz los obligan a ser los mejores, los más emprendedores, los más tenaces y golpeadores. Porque el mundo de hoy es para quien se atreve a conquistarlo, no importa cómo ni de qué manera. El mundo es para los más altos, los más fuertes, los más rápidos, los más… más y los muy muy.

Y la senadora se fue muy contenta a dormir, creyendo con todo su corazón que ese día había hecho algo por la humanidad de los gobernados.

Pero la verdad, la mera verdad, no es chanclazos como podremos resolver un problema que va más allá de nuestras buenas intenciones. A la mayoría nos preocupa lo que pasa en las escuelas, los terribles casos en los que niños y niñas son humillados maltratados por otros compañeros y compañeras e incluso por sus maestros o maestras. Pero más allá de ponerse más violentos y pensar en meter a la cárcel o cobrar multas a los maestros que estén cerca de un problema de violencia entre pares, habríamos de encontrar otras soluciones. Por ejemplo, asambleas escolares bien llevadas en las que se enseñe a los chamacos a llegar a acuerdos, a exigir derechos ante las autoridades y sus compañeros.

Enseñar a los chamacones a colaborar entre ellos para obtener beneficios para la comunidad, huertos escolares como espacios de convivencia; que las clases de educación física no tengan ese enfoque de competencia gandalla; que se elimine el vergonzoso cuadro de horror, que se favorezca el diálogo, nomás. Y ya que andamos en eso, reducción de la jornada laboral para que cada familia se pueda hacer cargo de la educación de sus chamacos más allá de la escuela. Pongámonos creativos y no represivos.

La cosa no va nada bien cuando unos muchachos sin límites matan imprudencialmente a un compañero, pero no van mejor cuando linchamos a los profesores que pudieron evitarlo o no. Esclarecer la participación o tolerancia de los profesores en actos de violencia entre compañeros con las pocas herramientas y recursos que tiene el sistema de justicia mexicano es como querer que los agentes de CSI-unidad de víctimas especiales hagan su trabajo con una barita mágica y las adivinaciones de Madame Sazú, y que además enfrenten a los grandes criminales a chanclazos.

Conciliación con corresponsabilidad social, es decir que las tareas de cuidado sean compartidas entre hombres y mujeres, pero también entre el Estado,  el mercado y las familias, así como por la sociedad en general.

Conciliación con corresponsabilidad social, es decir que las tareas de cuidado sean compartidas entre hombres y mujeres, pero también entre el Estado, el mercado y las familias, así como por la sociedad en general.

Los papeles de víctimas, testigos y victimarios en las peleas entre chamacos son intercambiables y son experiencias formativas, nomás para que se acuerde échele un ojo a La historia sin fin, en ella Sebastián, el protagonista, aprende a no dejarse pero también a ser compasivo; y si no le gusta la fantasía, revise la investigación de Juana Mejía Hernández que estudió muy puntualmente porqué se pelean los chamacos de secundaria y cómo resuelven sus broncas en la secundaria.

http://www.educacionfutura.org/no-a-la-criminalizacion-de-las-escuelas/

 

 

Anuncios

Por las mañanas

Imagen

Por las mañanas

Infografía hecha por nosotros con

Tones para los preguntones

Ayer encontramos la página de Antonio Marina, es una página a donde se concentran diversos espacios sobre inteligencia compartida, proyectos educativos, filosofía para niños y pensamiento crítico. Mostramos aquí el tema.

Por Jose Antonio Marina

Una de las razones por las que necesitamos promover la “novena competencia” –la competencia filosófica- es la necesidad que tenemos de desarrollar el “pensamiento crítico” tanto en nuestra vida privada como en la pública. Y la filosofía es la disciplina encargada sistemáticamente de hacerlo. ¿Qué entendemos por “pensamiento crítico”? El que en cualquier situación, ante cualquier opinión propia o ajena, se pregunta: ¿Es verdadero o falso? ¿Es bueno o malo? ¿Cómo lo sé? ¿Cómo puedo justificar una creencia, una opinión o una decisión? El pensamiento crítico busca siempre los “criterios” para discernir y para evaluar.

La búsqueda y aplicación de un criterio de verdad se da en la ciencia, pero se ha perdido en los demás ámbitos de la inteligencia humana, en los que el escepticismo, la glorificación del relato personal y de las opiniones, los integrismos y dogmatismos de todo cuño diseñan una cultura que puede oscilar, como ha demostrado la historia reciente, desde el individualismo que convierte al individuo en único criterio de verdad, hasta el fanatismo que convierte al Estado, a la religión,  la raza en criterio fundamental para evaluar las creencias. El pensamiento crítico en todas las esferas de la vida  es la única defensa que tenemos contra el dogmatismo, el adoctrinamiento, la superstición, los prejuicios, el fanatismo.

Esta capacidad puede y debe fomentarse desde la infancia en la familia y en la escuela. Robert Fisher, en “Como desarrollar la mente de su hijo” da siete consejos para educar lo que denomina “inteligencia filosófica” de los niños:Taller en Buena Vista, Acaxotitlán

  1. Comparta y discuta cualquier pregunta que le intrigue a usted o a su hijo
  2. Pídale a su hijo que defina el significado de las palabras que utiliza
  3. Invite a su hijo a pensar si algo es verdadero o no
  4. Compruebe si lo que dice su hijo está basado en razones y evidencias
  5. Anímele a que explique lo que quiere decir y a compartir ideas con los demás
  6. Ayúdele a considerar las ideas desde diferentes puntos de vista
  7. Pensar bien significa estar dispuesto a poner a prueba y a cambiar las propias ideas

El pensamiento crítico en la escuela debe cumplir tres condiciones básicas: (1) Ha de atenerse a criterios, (b) Ha de tener en cuenta el contexto, (3) Ha de ser autocorrectivo. Michel de Sasseville en “La pratique de la philosophie avec les enfants”, (Presses de l’Univiersité Laval) recomienda las siguientes preguntas orientadoras :

Para orientar el pensamiento en la búsqueda de criterios

Anima a los niños a dar razones:

  • ¿Por qué dices eso?
  • ¿Qué te hace pensar que…?
  • ¿En qué te fundas para pensar que…?
  • ¿Puedes proporcionarme una razón para apoyar lo que defiendes?
  • ¿Podrías decir algo para  probar tu punto de vista

Les anima a evaluar si la razón que han dado es buena:

  • ¿Piensas que esa es una buena razón?
  • ¿Por qué piensas que tu punto de vista es correcto?

Anima a los niños a definir los términos que emplean:

  • ¿Cuándo utilizas esa palabra qué quieres decir?
  • Si una cosa es … ¿cuáles son sus principales características?
  • ¿En qué se diferencia de las demás?

Anima a los niños a sacar las consecuencias de lo que han dicho:

  • ¿De lo que has dicho qué se sigue?
  • Si tú dices eso ¿puedes decir también que…?
  • Si haces eso ¿qué crees que pasará?

Para desarrollar un pensamiento que tiene en cuenta el contexto

Anima a los niños a tener en cuenta los diferentes puntos de vista:

  • ¿Cómo puede ponerse de acuerdo lo que tú dices con lo que dice X?
  • ¿Qué relación puede haber entre lo que dice X y lo que dices tú?

Anima a los niños a buscar una solución a esa divergencia:

  • ¿Es posible buscar otra solución?
  • ¿Pueden ser las dos opiniones verdaderas?
  • ¿Cómo podemos decidir quién tiene razón?
  • ¿Puede ser que valga para unos casos pero no para otros?

Anima a los niños a buscar ejemplos que desmientan lo que han dicho o que lo confirmen:

  • ¿Hay algún caso que nos permita pensar que lo que dice “x” no es verdadero?
  • ¿Puedes ponerme un ejemplo de lo que dices?

Para favorecer la autocorrección del pensamiento

  • ¿No te parece que lo que dice “x” es más adecuado?
  • ¿Podrías encontrar una razón mejor?

Estoy seguro de que estas sencillas preguntas resultan útiles para mejorar el pensamiento de nuestros alumnos a cualquier edad, y también el de los profesores, periodistas, predicadores, tertulianos, políticos, etcétera, etcétera, etcétera.Imagen

Empoderarse

EmpoderarseMejorar la igualdad entre hombres y mujeres implica igualar los recursos económicos y sociales entre los empleadores y los trabajadores. Que llegue igual número de mujeres al Congreso no hace ninguna diferencia si quienes llegan se han “empoderado” con las mismas malas prácticas que favorecen la desigualdad económica y social que predomina en nuestro país y en general en este sistema económico.

Valorar el trabajo doméstico, generar empleo digno y que la sociedad reconozca la corresponsabilidad con los niños y niñas, con los enfermos y ancianos es un principio propuesto por algunos organismos internacionales como la Organización Internacional del Trabajo y no considerado por nuestros legisladores y legisladoras en la Reforma Laboral que en rapidito firmó Felipe Calderón.

La maestra también es mujer y solía felicitar a sus agremidas, hasta les hacía rifas; pero ni con todo y las laptops que les obsequió, mejoró la realidad laboral de milles de profesores ni logró abatir los índices de analfabetismo de todo tipo que impera en nuestro sistema educativo. Échele un ojo a este análisis de Luis Téllez en la revista Mutante  sobre la captura de esta líder sindical.

Ahorro en cooperativas

Imagen
Ahorrar es una manera de obtener beneficios a futuro, permite planear proyectos y solventar situaciones de emergencia. Ahorrar en un banco es una opción más o menos segura pero muy cara, pues ya se sabe que el banco busca el beneficio del banquero y muy pocas veces el de sus clientes. Lo importante es saber que existen otras opciones mucho más cercanas y son aquellas que se dan en comunidades y que permiten a las organizaciones generar recursos que en mayor o menor medida pueden repartirse entre sus integrantes como las cajas de ahorros y las tandas.

Las tandas económicas funcionan en grupos pequeños que fijan una cantidad que aportará cada uno de sus integrantes cada determinado tiempo: semana, quincena o mes. El dinero recaudado en cada fecha se otorga a cada miembro de acuerdo con el orden que hayan acordado en un principio todos los integrantes. En esta organización hay un responsable que se encarga de recaudar y repartir el recurso, la ganancia de todos es que pueden ver su dinero reunido, la ventaja para el responsable de la tanda es que puede elegir entre los primeros números de la tanda.

Las cajas de ahorro funcionan en organizaciones más grandes como trabajos o escuelas, también tienen un responsable. Suelen ser anuales o semestrales y funcionan con cuotas fijas que los integrantes determinan  de acuerdo con su capacidad de ahorro, con esas aportaciones se generan fondos que el responsable recauda y administra. Ese fondo se presta con algún interés, la mayoría de las veces menor al que aplicaría el banco, la idea es que se preste tanto a los ahorradores como a otras personas cercanas. El responsable se asegura de que los préstamos sean a personas solventes que cubran el monto de lo prestado y los intereses antes de que concluya el periodo de la caja de ahorro, al cierre de la caja el responsable determina cuál fue la ganancia de cada integrante de acuerdo con algunas variables como los préstamos solicitados, o las personas recomendadas, entre otros criterios que ayudaron a que el fondo produjera dividendos. Así todos los ahorradores quedan beneficiados.

He aquí más información sobre cómo los ahorradores se organizan.

Así que ahorre cooperando.

El cuarto de los niños II

Conmovidos por la noticia de Connecticut, recordamos estas imágenes que posteamos hace apenas un par de días antes de que sucediera el trágico evento en el que perdieron la vida profesores y profesoras, así como veinte pequeñitos de entre 5 y 7 años.

Imagen

De los cuartos que el artista fotografió en Estados Unidos no hay ninguno que no sea, justo es decirlo, aterrador: un chico amante de las armas, una niña con todas las medallas en artes marciales habidas y por haber, y el el niño que en sus ratos libres practica el mundo de los negocios.

Imagen

¿Qué clase de adultos son capaces de creer que eso es sano? No es sano el mundo de la “competitividad”, de la “cosificación” y del ganar por ganar. Crea gente enojada, egoísta y estúpida que antepone lo material a cualquier solidaridad humana; el mundo del competir, del ganar por encima de todas las personas en todas las circunstancias, crea desalmados capaces de utilizar lo que sea, o a quien sea, con tal de salirse con la suya.

No miden las consecuencias, no valoran ni la amistad, ni la empatía, ni la convivencia, son seres que han perdido el alma, literalmente, en el afán de obtener lo que se les antoja: reconocimiento, fama, títulos, cargos, dignidades, objetos, propiedades, personas, estatus, lo que sea y sí, se han convertido en unos desalmados: zombis que en lugar de tragar cerebros quieren más de lo que sea, no paran, no hay nada que los haga sentirse bien y en comunión con nadie: vacíos del corazón, metafóricamente, se llenan de poder, de horror y de maldad y de berrinches. Estos seres esperan que el mundo se acomode a sus designios tiranos, inocuos, la mayoría de las veces, pero insufribles, y que en la medida en que siguen acumulando frustración y encono pueden llegar a ser si no asesinos sí seres capaces de las peores bajezas, traición, corrupción, falsos testimonios,  engaños, delación entre otras linduras.

La sociedad estadounidense modelo idóneo de la sociedad de consumo, se ha convertido en un semillero de asesinos, como el de esta escuela; pero en nuestro país no vamos por mejor camino, en otras circunstancias y con otros factores nuestros niños y jóvenes no lo están pasando mejor, no estamos creando mejores circunstancias de desarrollo.

Algo estamos haciendo mal, creemos que evitar la frustración de nuestros niños y jóvenes les hará bien, creemos que ellos son los “reyes” y “princesas” y que les hacemos mucho bien volviéndolos “competitivos”.

Vale mucho la pena que revisemos dónde  duermen nuestros niños, ¿qué sueñan?, ¿qué los hace felices?, ¿con quién comparten?. ¿cómo lidian con la frustración? y si es necesario hacernos esas mismas preguntas con respecto de nosotros mismos, saber ¿cuáles son las expectativas con las que los estamos criando?, ¿Hacía  qué modelos de solución de conflictos  los estamos  guiando?

Imagen

Gabriel Orozco en el Guggenheim

Gabriel Orozco es un artista mexicano que nació en 1962. Actualmente el Museo Guggenheim de Nueva York presenta la exposición Asterisms. La muestra presenta instalaciones, fotografías y otros soportes en los que el autor reúne objetos que ha recuperado de playas y otros sitios y después los ha clasificado y ordenado para mostrar una colección de cosas maravillosas que, entre otras cosas, nos recuerdan cierta fragilidad de lo humano: cualquier trozo de vidrio o de plástico puede durar más de lo que cualquiera de nosotros.

Cuando veo ciertos mecanismos de colección y reorganización del arte contemporáneo pienso en ciertas actividades que mis hijos hacen –pienso también que muchos niños hacen, pero los míos están ahí son mi referente más cercano–. Eliseo sobre todo reúne piedritas, trozos de tela, cacharros y construye casas y ciudades: alguna vez hizo un barco, cuando era muy pequeño utilizaba las cobijas de dormir, nuestros zapatos, la ropa y demás chácharas de la casa para armar esas ciudades que me parecen geniales.

La genialidad de cierto arte contemporáneo consiste en eso, en recordarnos la genialidad humana, recuperar para nosotros lo más simple, íntimo y atroz, incluso, que puede haber en las cosas que realizamos o imaginamos.

Aquí un reportaje de la revista Sphere de Buenos Aires sobre la exposición de Gabriel Orozco.

http://faenasphere.com/es/sphere#!/target=el-catalogo-del-recolector-gabriel-orozco-presenta-asterisms