¡A chanclazos! Noooooo

 

Taller en Buena Vista, AcaxotitlánMientras tanto en la oficina de la senadora… ¡Alerta máxima, nuestros niños y jóvenes están siendo víctimas de bullying! —¿Quién es el victimario?, ¿quién osa ofender y molestar a los chiquillos y chiquillas de este país de bellezas naturales? —Ah, pues otros niños y jóvenes. —Mmmm, sí, pero no podemos quedarnos cruzadas o cruzados de brazos, ¡hagamos algo! Antes de que esos criminales sigan maltratando a nuestros niños y jóvenes. —¿Cuáles criminales? —Ah, pues los niños y jóvenes que hacen bullying. —Pero, senadora, no podemos castigarlos a todos. No nos alcanzarían los centros de detención juvenil, ni las correccionales y los penales de máxima seguridad están hasta el tope. —Pues alguien tiene que pagar por esas víctimas de bullying. —¡Ya sé, los papás! —No, Los papás no porque yo tengo chamacos y mis chamacos no hacen bullying, únicamente demuestran que están más aptos para un ambiente agresivo. –Castiguemos a los maestros, al cabo que son ellos los responsables de la conducta y la educación de nuestros niños y jóvenes.

Y así la senadora pensó que el problema se resolvería y dijo…

Habrá que fincar responsabilidades criminales contra profesores y escuelas por permitir el bullying adentro y afuera de sus centros de trabajo. Ellos serán los encargados de salvaguardar la integridad física y emocional de todas y cada una de las inocentes criaturitas que enviamos con las mejores de nuestras intenciones a que reciban lo más granado de la civilización y la cultura occidental del esfuerzo, la competencia y el progreso en esos lugares de iluminación que son las escuelas; que con una visión del trabajo duro y la competencia feroz los obligan a ser los mejores, los más emprendedores, los más tenaces y golpeadores. Porque el mundo de hoy es para quien se atreve a conquistarlo, no importa cómo ni de qué manera. El mundo es para los más altos, los más fuertes, los más rápidos, los más… más y los muy muy.

Y la senadora se fue muy contenta a dormir, creyendo con todo su corazón que ese día había hecho algo por la humanidad de los gobernados.

Pero la verdad, la mera verdad, no es chanclazos como podremos resolver un problema que va más allá de nuestras buenas intenciones. A la mayoría nos preocupa lo que pasa en las escuelas, los terribles casos en los que niños y niñas son humillados maltratados por otros compañeros y compañeras e incluso por sus maestros o maestras. Pero más allá de ponerse más violentos y pensar en meter a la cárcel o cobrar multas a los maestros que estén cerca de un problema de violencia entre pares, habríamos de encontrar otras soluciones. Por ejemplo, asambleas escolares bien llevadas en las que se enseñe a los chamacos a llegar a acuerdos, a exigir derechos ante las autoridades y sus compañeros.

Enseñar a los chamacones a colaborar entre ellos para obtener beneficios para la comunidad, huertos escolares como espacios de convivencia; que las clases de educación física no tengan ese enfoque de competencia gandalla; que se elimine el vergonzoso cuadro de horror, que se favorezca el diálogo, nomás. Y ya que andamos en eso, reducción de la jornada laboral para que cada familia se pueda hacer cargo de la educación de sus chamacos más allá de la escuela. Pongámonos creativos y no represivos.

La cosa no va nada bien cuando unos muchachos sin límites matan imprudencialmente a un compañero, pero no van mejor cuando linchamos a los profesores que pudieron evitarlo o no. Esclarecer la participación o tolerancia de los profesores en actos de violencia entre compañeros con las pocas herramientas y recursos que tiene el sistema de justicia mexicano es como querer que los agentes de CSI-unidad de víctimas especiales hagan su trabajo con una barita mágica y las adivinaciones de Madame Sazú, y que además enfrenten a los grandes criminales a chanclazos.

Conciliación con corresponsabilidad social, es decir que las tareas de cuidado sean compartidas entre hombres y mujeres, pero también entre el Estado,  el mercado y las familias, así como por la sociedad en general.

Conciliación con corresponsabilidad social, es decir que las tareas de cuidado sean compartidas entre hombres y mujeres, pero también entre el Estado, el mercado y las familias, así como por la sociedad en general.

Los papeles de víctimas, testigos y victimarios en las peleas entre chamacos son intercambiables y son experiencias formativas, nomás para que se acuerde échele un ojo a La historia sin fin, en ella Sebastián, el protagonista, aprende a no dejarse pero también a ser compasivo; y si no le gusta la fantasía, revise la investigación de Juana Mejía Hernández que estudió muy puntualmente porqué se pelean los chamacos de secundaria y cómo resuelven sus broncas en la secundaria.

http://www.educacionfutura.org/no-a-la-criminalizacion-de-las-escuelas/

 

 

“Lo digo de nuevo, la visión de los que amas, aquellos que has conocido y aquellos que no”

20 de enero, 2003
Alguno dice caballería multitudinaria, algunos dicen soldados a pie, otros lo llaman flota.
Alguno dice un ejército de caballería, otros de infantería, otros naves.
Alguno dice jinetes o soldados a pie o remeros.
O una tropa de caballos, el marcado rango de los marchantes, una noble flotilla, alguno dice.
Alguno dice ciento veinte tanques Challenger Two, de infantería, o una flota de naves.
Hay aquellos que dicen un montón de caballería, tanques M1A2 Abrams y, otros de naves, y otros Howitzer de 155 mm.
Alguno dice vehículos de combate Warrior atestados, algunos dicen soldados de a pie, otros lo llaman una flotilla de las más bellas vistas que la oscura tierra ofrece.
Alguno dice que la más linda cosa sobre la tierra oscura es un montón de helicópteros de ataque AH-64 antiblindaje, y, otros, de nuevo, una flota de naves.
Alguno dice que la más bella cosa sobre la tierra oscura es un ejército de tanques de artillería AS90; otros, onfantería; aun otros, naves.
Sobre esta tierra oscura, alguno dice que la cosa más adorable, son las trainta mil tropas de asalto de Bretaña que se unen hoy a las sesenta y dos mil estadounidenses movilizadas en los diez días pasados y un estimado de sesenta mil de los EU que van en camino.
En esta tierra oscura, sobre la tierra oscuro carbón, alguno dice todo esto y más.
Pero yo digo es lo que más amas.
Yo digo que eso son las personas que amas.
Digo que son esas cosas, cualquiera que sean, que uno ama y desea.
Digo que es lo que uno ama.
Es lo que uno ama, la más bella cosa es quien uno ama.
Digo es quien quiera que una persona ame.
Digo que para mí son mis amados.
Para mí, y nadie más, son mis amados, eso es la más adorable vista.
Digo la visión de los que amas.
Lo digo de nuevo, la visión de los que amas, aquellos que has conocido y aquellos que no.
Lo digo de nuevo y de nuevo.
De nuevo y de nuevo.
Trato de seguir diciéndolo para que siga pasando.
Seven in bed

Seven in bed, Louise Bourgeois

Juliana Spahr
Esta conexión de todo aquello con pulmones
Traducción: Benjamín Moreno y Minerva Reynosa
Mantis Editores, 2012.

Una sucesión de amaneceres

Mario Montalbetti

 

I

No sabes lo hondo que es lo vasto que es
viajar serpentino entre los rayos de una bicicleta
robada al vecino

Así aparece el primer tema rodando por las arboledas
una buena mañana el primer tema que es el tema del miedo
del miedo a caerse al suelo del miedo a las cosas
a las que tenemos que acercarnos para verlas de cerca
del miedo a lo que repta como si caminara miedo
a perder el habla miedo a perderlo todo que es el miedo
a morir que no es lo mismo que el miedo a la muerte

morir es un acto cometido fuera del verso

es ilegible es arrimado se muere siempre afuera siempre
entre ruidos siempre en suburbia morir es un ademán
como quien entra en actitud de ejecutar algo

sólo que nada y sólo que siempre al final

la muerte en cambio es parte del verso se diría
parte misma del verso es un cuerpo extraordinario

no sabes lo hondo que es lo vasto lo impredecible

más impredecible que la danza de una lengua de fuego
más impredecible que un mal sueño al tercer día
de haber emprendido un viaje esto es lo más impredecible
lo más impredecible es lo que vas a pensar a continuación
ahora que ya te has gastado todos los puntos seguidos

porque todo absolutamente todo cuenta

el primer tema es el tema del miedo es el tema
de las dos miradas que cruzan a mitad del ojo
el tema de las dos miradas que se cruzan sin verse

dando simplemente la sensación de un encuentro
que no se ha llevado a cabo como si una bala
pasara cerca del hombro y dijéramos casi mientras
sentimos una ligera vibración en el aire un silbido
plateado casi un temblor helado un mal de ojo
que nos envuelve sin dejarnos reaccionar

y emergemos perplejos y emergemos hastiados
de tanto hablar en lenguas

pero igual gracias por preguntar

gracias por registrar con esmero las insoportables
diástoles de la pasión insoportables

no sabes lo hondo lo vasto lo bello que es

Imagen

Por las mañanas

Imagen

Por las mañanas

Infografía hecha por nosotros con

Tones para los preguntones

Ayer encontramos la página de Antonio Marina, es una página a donde se concentran diversos espacios sobre inteligencia compartida, proyectos educativos, filosofía para niños y pensamiento crítico. Mostramos aquí el tema.

Por Jose Antonio Marina

Una de las razones por las que necesitamos promover la “novena competencia” –la competencia filosófica- es la necesidad que tenemos de desarrollar el “pensamiento crítico” tanto en nuestra vida privada como en la pública. Y la filosofía es la disciplina encargada sistemáticamente de hacerlo. ¿Qué entendemos por “pensamiento crítico”? El que en cualquier situación, ante cualquier opinión propia o ajena, se pregunta: ¿Es verdadero o falso? ¿Es bueno o malo? ¿Cómo lo sé? ¿Cómo puedo justificar una creencia, una opinión o una decisión? El pensamiento crítico busca siempre los “criterios” para discernir y para evaluar.

La búsqueda y aplicación de un criterio de verdad se da en la ciencia, pero se ha perdido en los demás ámbitos de la inteligencia humana, en los que el escepticismo, la glorificación del relato personal y de las opiniones, los integrismos y dogmatismos de todo cuño diseñan una cultura que puede oscilar, como ha demostrado la historia reciente, desde el individualismo que convierte al individuo en único criterio de verdad, hasta el fanatismo que convierte al Estado, a la religión,  la raza en criterio fundamental para evaluar las creencias. El pensamiento crítico en todas las esferas de la vida  es la única defensa que tenemos contra el dogmatismo, el adoctrinamiento, la superstición, los prejuicios, el fanatismo.

Esta capacidad puede y debe fomentarse desde la infancia en la familia y en la escuela. Robert Fisher, en “Como desarrollar la mente de su hijo” da siete consejos para educar lo que denomina “inteligencia filosófica” de los niños:Taller en Buena Vista, Acaxotitlán

  1. Comparta y discuta cualquier pregunta que le intrigue a usted o a su hijo
  2. Pídale a su hijo que defina el significado de las palabras que utiliza
  3. Invite a su hijo a pensar si algo es verdadero o no
  4. Compruebe si lo que dice su hijo está basado en razones y evidencias
  5. Anímele a que explique lo que quiere decir y a compartir ideas con los demás
  6. Ayúdele a considerar las ideas desde diferentes puntos de vista
  7. Pensar bien significa estar dispuesto a poner a prueba y a cambiar las propias ideas

El pensamiento crítico en la escuela debe cumplir tres condiciones básicas: (1) Ha de atenerse a criterios, (b) Ha de tener en cuenta el contexto, (3) Ha de ser autocorrectivo. Michel de Sasseville en “La pratique de la philosophie avec les enfants”, (Presses de l’Univiersité Laval) recomienda las siguientes preguntas orientadoras :

Para orientar el pensamiento en la búsqueda de criterios

Anima a los niños a dar razones:

  • ¿Por qué dices eso?
  • ¿Qué te hace pensar que…?
  • ¿En qué te fundas para pensar que…?
  • ¿Puedes proporcionarme una razón para apoyar lo que defiendes?
  • ¿Podrías decir algo para  probar tu punto de vista

Les anima a evaluar si la razón que han dado es buena:

  • ¿Piensas que esa es una buena razón?
  • ¿Por qué piensas que tu punto de vista es correcto?

Anima a los niños a definir los términos que emplean:

  • ¿Cuándo utilizas esa palabra qué quieres decir?
  • Si una cosa es … ¿cuáles son sus principales características?
  • ¿En qué se diferencia de las demás?

Anima a los niños a sacar las consecuencias de lo que han dicho:

  • ¿De lo que has dicho qué se sigue?
  • Si tú dices eso ¿puedes decir también que…?
  • Si haces eso ¿qué crees que pasará?

Para desarrollar un pensamiento que tiene en cuenta el contexto

Anima a los niños a tener en cuenta los diferentes puntos de vista:

  • ¿Cómo puede ponerse de acuerdo lo que tú dices con lo que dice X?
  • ¿Qué relación puede haber entre lo que dice X y lo que dices tú?

Anima a los niños a buscar una solución a esa divergencia:

  • ¿Es posible buscar otra solución?
  • ¿Pueden ser las dos opiniones verdaderas?
  • ¿Cómo podemos decidir quién tiene razón?
  • ¿Puede ser que valga para unos casos pero no para otros?

Anima a los niños a buscar ejemplos que desmientan lo que han dicho o que lo confirmen:

  • ¿Hay algún caso que nos permita pensar que lo que dice “x” no es verdadero?
  • ¿Puedes ponerme un ejemplo de lo que dices?

Para favorecer la autocorrección del pensamiento

  • ¿No te parece que lo que dice “x” es más adecuado?
  • ¿Podrías encontrar una razón mejor?

Estoy seguro de que estas sencillas preguntas resultan útiles para mejorar el pensamiento de nuestros alumnos a cualquier edad, y también el de los profesores, periodistas, predicadores, tertulianos, políticos, etcétera, etcétera, etcétera.Imagen

Para ver las cosas de otra manera

Visitar un museo de arte contemporáneo con los niños resulta de lo más divertido y entusiasmante porque ellos sí saben de qué se trata. Estas vacaciones pudimos visitar algunos museos, pero el que más disfrutamos fue el MUAC en el Centro Cultural de la UNAM. Al ver la exposición del artista venezolano Carlos Cruz-Diez, pudimos preguntarnos muchas cosas, como: ¿qué significaba que su obra fuera sobre colores que se mueven? o ¿cómo fue el artista investigando y perfeccionando su técnica hasta llevarla de los cuadros a objetos o esculturas o instalaciones?  hasta que llegamos a la pregunta más importante, ¿para qué sirve el arte en la vida? y entre muchas cosas, Eliseo dijo algo que nos maravilló: pues es muy fácil, para aprender a ver las cosas de otra manera… 

Sofi por su parte estuvo muy contenta y atenta y nos dijo que había estado muy divertido. Una de las piezas de las otras salas que más le gustó a Eliseo fue la del proyecto en el que exhiben macetas con maíz transgénico en las que no puede crecer otra cosa ni darse otro tipo de vida debido al herbicida que ataca todo, excepto al maíz modificado. Eliseo estuvo muy intrigado con respecto del experimento y las consecuencias de usar ese tipo de maíz en México; aunque la cuidadora que está en esa zona del museo no estaba ni muy contenta ni muy capacitada para interactuar con los niños que visitan el museo, se enojaba cada vez que Eliseo pasaba por el letrero que estaba en el piso, en fin.

En la exposición Por amor a la disidencia, Sofi dijo que estaba raro cómo sonaba la música.

Yo fui porque quería ver La promesa y me latió mucho, porque en este país hemos padecido esas “promesas” de consecuencias atroces para la vida en común.

Disfrutamos mucho la visita al MUAC y esperamos regresar muy pronto, mientras píquele aquí para que vea de lo que se está perdiendo.