¡A chanclazos! Noooooo

 

Taller en Buena Vista, AcaxotitlánMientras tanto en la oficina de la senadora… ¡Alerta máxima, nuestros niños y jóvenes están siendo víctimas de bullying! —¿Quién es el victimario?, ¿quién osa ofender y molestar a los chiquillos y chiquillas de este país de bellezas naturales? —Ah, pues otros niños y jóvenes. —Mmmm, sí, pero no podemos quedarnos cruzadas o cruzados de brazos, ¡hagamos algo! Antes de que esos criminales sigan maltratando a nuestros niños y jóvenes. —¿Cuáles criminales? —Ah, pues los niños y jóvenes que hacen bullying. —Pero, senadora, no podemos castigarlos a todos. No nos alcanzarían los centros de detención juvenil, ni las correccionales y los penales de máxima seguridad están hasta el tope. —Pues alguien tiene que pagar por esas víctimas de bullying. —¡Ya sé, los papás! —No, Los papás no porque yo tengo chamacos y mis chamacos no hacen bullying, únicamente demuestran que están más aptos para un ambiente agresivo. –Castiguemos a los maestros, al cabo que son ellos los responsables de la conducta y la educación de nuestros niños y jóvenes.

Y así la senadora pensó que el problema se resolvería y dijo…

Habrá que fincar responsabilidades criminales contra profesores y escuelas por permitir el bullying adentro y afuera de sus centros de trabajo. Ellos serán los encargados de salvaguardar la integridad física y emocional de todas y cada una de las inocentes criaturitas que enviamos con las mejores de nuestras intenciones a que reciban lo más granado de la civilización y la cultura occidental del esfuerzo, la competencia y el progreso en esos lugares de iluminación que son las escuelas; que con una visión del trabajo duro y la competencia feroz los obligan a ser los mejores, los más emprendedores, los más tenaces y golpeadores. Porque el mundo de hoy es para quien se atreve a conquistarlo, no importa cómo ni de qué manera. El mundo es para los más altos, los más fuertes, los más rápidos, los más… más y los muy muy.

Y la senadora se fue muy contenta a dormir, creyendo con todo su corazón que ese día había hecho algo por la humanidad de los gobernados.

Pero la verdad, la mera verdad, no es chanclazos como podremos resolver un problema que va más allá de nuestras buenas intenciones. A la mayoría nos preocupa lo que pasa en las escuelas, los terribles casos en los que niños y niñas son humillados maltratados por otros compañeros y compañeras e incluso por sus maestros o maestras. Pero más allá de ponerse más violentos y pensar en meter a la cárcel o cobrar multas a los maestros que estén cerca de un problema de violencia entre pares, habríamos de encontrar otras soluciones. Por ejemplo, asambleas escolares bien llevadas en las que se enseñe a los chamacos a llegar a acuerdos, a exigir derechos ante las autoridades y sus compañeros.

Enseñar a los chamacones a colaborar entre ellos para obtener beneficios para la comunidad, huertos escolares como espacios de convivencia; que las clases de educación física no tengan ese enfoque de competencia gandalla; que se elimine el vergonzoso cuadro de horror, que se favorezca el diálogo, nomás. Y ya que andamos en eso, reducción de la jornada laboral para que cada familia se pueda hacer cargo de la educación de sus chamacos más allá de la escuela. Pongámonos creativos y no represivos.

La cosa no va nada bien cuando unos muchachos sin límites matan imprudencialmente a un compañero, pero no van mejor cuando linchamos a los profesores que pudieron evitarlo o no. Esclarecer la participación o tolerancia de los profesores en actos de violencia entre compañeros con las pocas herramientas y recursos que tiene el sistema de justicia mexicano es como querer que los agentes de CSI-unidad de víctimas especiales hagan su trabajo con una barita mágica y las adivinaciones de Madame Sazú, y que además enfrenten a los grandes criminales a chanclazos.

Conciliación con corresponsabilidad social, es decir que las tareas de cuidado sean compartidas entre hombres y mujeres, pero también entre el Estado,  el mercado y las familias, así como por la sociedad en general.

Conciliación con corresponsabilidad social, es decir que las tareas de cuidado sean compartidas entre hombres y mujeres, pero también entre el Estado, el mercado y las familias, así como por la sociedad en general.

Los papeles de víctimas, testigos y victimarios en las peleas entre chamacos son intercambiables y son experiencias formativas, nomás para que se acuerde échele un ojo a La historia sin fin, en ella Sebastián, el protagonista, aprende a no dejarse pero también a ser compasivo; y si no le gusta la fantasía, revise la investigación de Juana Mejía Hernández que estudió muy puntualmente porqué se pelean los chamacos de secundaria y cómo resuelven sus broncas en la secundaria.

http://www.educacionfutura.org/no-a-la-criminalizacion-de-las-escuelas/

 

 

Anuncios

Una sucesión de amaneceres

Mario Montalbetti

 

I

No sabes lo hondo que es lo vasto que es
viajar serpentino entre los rayos de una bicicleta
robada al vecino

Así aparece el primer tema rodando por las arboledas
una buena mañana el primer tema que es el tema del miedo
del miedo a caerse al suelo del miedo a las cosas
a las que tenemos que acercarnos para verlas de cerca
del miedo a lo que repta como si caminara miedo
a perder el habla miedo a perderlo todo que es el miedo
a morir que no es lo mismo que el miedo a la muerte

morir es un acto cometido fuera del verso

es ilegible es arrimado se muere siempre afuera siempre
entre ruidos siempre en suburbia morir es un ademán
como quien entra en actitud de ejecutar algo

sólo que nada y sólo que siempre al final

la muerte en cambio es parte del verso se diría
parte misma del verso es un cuerpo extraordinario

no sabes lo hondo que es lo vasto lo impredecible

más impredecible que la danza de una lengua de fuego
más impredecible que un mal sueño al tercer día
de haber emprendido un viaje esto es lo más impredecible
lo más impredecible es lo que vas a pensar a continuación
ahora que ya te has gastado todos los puntos seguidos

porque todo absolutamente todo cuenta

el primer tema es el tema del miedo es el tema
de las dos miradas que cruzan a mitad del ojo
el tema de las dos miradas que se cruzan sin verse

dando simplemente la sensación de un encuentro
que no se ha llevado a cabo como si una bala
pasara cerca del hombro y dijéramos casi mientras
sentimos una ligera vibración en el aire un silbido
plateado casi un temblor helado un mal de ojo
que nos envuelve sin dejarnos reaccionar

y emergemos perplejos y emergemos hastiados
de tanto hablar en lenguas

pero igual gracias por preguntar

gracias por registrar con esmero las insoportables
diástoles de la pasión insoportables

no sabes lo hondo lo vasto lo bello que es

Imagen

¿Qué precio tiene el arte?

Tracy Emin

Tracy Emin

Tracy Emin es una artista británica quien —al igual que la mayoría de las artistas del mundo— ha padecido el recibir menor representación, paga y reconocimiento por trabajos artísticos que los que reciben los hombres.

http://vimeo.com/80772625

Digamos que los asuntos del mundo del arte reproducen las mismas malas prácticas de los campos laborales y sociales; una de ellas, sumamente evidente es pagar y reconocer el trabajo de alguien de acuerdo con criterios más inciertos  que los que tendrían que ver con el trabajo mismo; por ejemplo, pagar de acuerdo con el color de piel, la alcurnia, origen étnico, las “relaciones”, o en su defecto, los órganos sexuales con los que se nació, y si te tocaron femeninos, pues ya sabemos.

En México, las cosas no difieren de las estadísticas documentadas en otros países, que a a pesar de la denuncia, difícilmente se han movido hacia números menos desiguales. Es sumamente relevante el trabajo que ha realizado el MUMA, en lo que a mujeres mexicanas en el arte se refiere. En este espacio se documenta quiénes son y qué hacen, además de organizar exhibiciones, muestras y análisis de la obra de mujeres mexicanas.

MUMA, 2014. Mujeres detrás de la lente

MUMA, 2014. Mujeres detrás de la lente

Desconozco trabajos con esa tónica en el ámbito de la escritura, pero recientemente en Tijuana, la editorial Piedra Cuervo publicó una compilación realizada por Gidi Loza Cuerpo+mente+ lenguaje. El libro es sumamente valioso porque en él se piensan, se procesan, reflexionan, sienten y perciben estas cosas de las mujeres que escriben. Los materiales que reúnen el libro son inquietantes, disímiles, desbordantes, juguetones y sumamente disfrutables y contradictorios, lo cual me parece doblemente generoso.

Mujer que escribe, (“Fragil, NO TOCAR”) de Amaranta Caballero explora a partir de la biografía de mujeres que escriben esta relación entre vida, trabajo artístico y muerte que devela muchos de los tópicos que las estadísticas ponen en números: pobreza, marginación, discriminación, horror. De la exigencia de mayor visibilidad, representación, paga y reconocimiento de las mujeres que hacen arte y escriben, a exigir que se detenga la violencia de todo tipo que se cierne sobre nuestras amigas, hijas, hermanas, madres, conocidas, vecinas, desconocidas lo que existe es acto de congruencia y solidaridad. Exigir mejores condiciones de trabajo, incluyendo el trabajo artístico realizado por mujeres, es exigir mejores condiciones de desarrollo para todas las personas.

El estado de las cosas es grave. Sobre todo si pensamos en algunos escándalos de mujeres cercanas a hombres políticamente muy poderosos, digamos, primeras damas o hijas de secretarios o ex-secretarios quienes a pesar de estar, digamos en espacios privilegiados, han recibido golpizas documentadas que han terminado en impunidad y olvido. O el terrible caso de Yakiri, quien al defenderse, pasó de víctima a presa.

¿A dónde fue Adelita?

Vídeo

<p><a href=”http://vimeo.com/54124214″>A dónde fue Adelita? / Cortometraje</a> from <a href=”http://vimeo.com/user1230811″>aiwey</a&gt; on <a href=”http://vimeo.com”>Vimeo</a&gt;.</p>

Un corto de Javier Sánchez

Empoderarse

EmpoderarseMejorar la igualdad entre hombres y mujeres implica igualar los recursos económicos y sociales entre los empleadores y los trabajadores. Que llegue igual número de mujeres al Congreso no hace ninguna diferencia si quienes llegan se han “empoderado” con las mismas malas prácticas que favorecen la desigualdad económica y social que predomina en nuestro país y en general en este sistema económico.

Valorar el trabajo doméstico, generar empleo digno y que la sociedad reconozca la corresponsabilidad con los niños y niñas, con los enfermos y ancianos es un principio propuesto por algunos organismos internacionales como la Organización Internacional del Trabajo y no considerado por nuestros legisladores y legisladoras en la Reforma Laboral que en rapidito firmó Felipe Calderón.

La maestra también es mujer y solía felicitar a sus agremidas, hasta les hacía rifas; pero ni con todo y las laptops que les obsequió, mejoró la realidad laboral de milles de profesores ni logró abatir los índices de analfabetismo de todo tipo que impera en nuestro sistema educativo. Échele un ojo a este análisis de Luis Téllez en la revista Mutante  sobre la captura de esta líder sindical.

El día de la mujer tiene su origen en una lucha obrera

El 40 mil costureras industriales de grandes factorías se declararon en huelga demandando el derecho de unirse a los sindicatos por mejores salarios, una jornada de trabajo menos larga, entrenamiento vocacional y el rechazo al trabajo infantil.

Durante esa huelga, 129 trabajadoras murieron quemadas en un incendio en la fábrica Cotton Textile Factory, en Washington Square, Nueva York. Los dueños de la fábrica habían encerrado a las trabajadoras para forzarlas a permanecer en el trabajo y no unirse a la huelga. El 8 de marzo es día de conmemorar y no de festejar.

Información e imagen de Cristina Rosolio Pirovano

Información e imagen de Cristina Rosolio Pirovano

Gabriel Orozco en el Guggenheim

Gabriel Orozco es un artista mexicano que nació en 1962. Actualmente el Museo Guggenheim de Nueva York presenta la exposición Asterisms. La muestra presenta instalaciones, fotografías y otros soportes en los que el autor reúne objetos que ha recuperado de playas y otros sitios y después los ha clasificado y ordenado para mostrar una colección de cosas maravillosas que, entre otras cosas, nos recuerdan cierta fragilidad de lo humano: cualquier trozo de vidrio o de plástico puede durar más de lo que cualquiera de nosotros.

Cuando veo ciertos mecanismos de colección y reorganización del arte contemporáneo pienso en ciertas actividades que mis hijos hacen –pienso también que muchos niños hacen, pero los míos están ahí son mi referente más cercano–. Eliseo sobre todo reúne piedritas, trozos de tela, cacharros y construye casas y ciudades: alguna vez hizo un barco, cuando era muy pequeño utilizaba las cobijas de dormir, nuestros zapatos, la ropa y demás chácharas de la casa para armar esas ciudades que me parecen geniales.

La genialidad de cierto arte contemporáneo consiste en eso, en recordarnos la genialidad humana, recuperar para nosotros lo más simple, íntimo y atroz, incluso, que puede haber en las cosas que realizamos o imaginamos.

Aquí un reportaje de la revista Sphere de Buenos Aires sobre la exposición de Gabriel Orozco.

http://faenasphere.com/es/sphere#!/target=el-catalogo-del-recolector-gabriel-orozco-presenta-asterisms