Para ver las cosas de otra manera

Visitar un museo de arte contemporáneo con los niños resulta de lo más divertido y entusiasmante porque ellos sí saben de qué se trata. Estas vacaciones pudimos visitar algunos museos, pero el que más disfrutamos fue el MUAC en el Centro Cultural de la UNAM. Al ver la exposición del artista venezolano Carlos Cruz-Diez, pudimos preguntarnos muchas cosas, como: ¿qué significaba que su obra fuera sobre colores que se mueven? o ¿cómo fue el artista investigando y perfeccionando su técnica hasta llevarla de los cuadros a objetos o esculturas o instalaciones?  hasta que llegamos a la pregunta más importante, ¿para qué sirve el arte en la vida? y entre muchas cosas, Eliseo dijo algo que nos maravilló: pues es muy fácil, para aprender a ver las cosas de otra manera… 

Sofi por su parte estuvo muy contenta y atenta y nos dijo que había estado muy divertido. Una de las piezas de las otras salas que más le gustó a Eliseo fue la del proyecto en el que exhiben macetas con maíz transgénico en las que no puede crecer otra cosa ni darse otro tipo de vida debido al herbicida que ataca todo, excepto al maíz modificado. Eliseo estuvo muy intrigado con respecto del experimento y las consecuencias de usar ese tipo de maíz en México; aunque la cuidadora que está en esa zona del museo no estaba ni muy contenta ni muy capacitada para interactuar con los niños que visitan el museo, se enojaba cada vez que Eliseo pasaba por el letrero que estaba en el piso, en fin.

En la exposición Por amor a la disidencia, Sofi dijo que estaba raro cómo sonaba la música.

Yo fui porque quería ver La promesa y me latió mucho, porque en este país hemos padecido esas “promesas” de consecuencias atroces para la vida en común.

Disfrutamos mucho la visita al MUAC y esperamos regresar muy pronto, mientras píquele aquí para que vea de lo que se está perdiendo.

Gabriel Orozco en el Guggenheim

Gabriel Orozco es un artista mexicano que nació en 1962. Actualmente el Museo Guggenheim de Nueva York presenta la exposición Asterisms. La muestra presenta instalaciones, fotografías y otros soportes en los que el autor reúne objetos que ha recuperado de playas y otros sitios y después los ha clasificado y ordenado para mostrar una colección de cosas maravillosas que, entre otras cosas, nos recuerdan cierta fragilidad de lo humano: cualquier trozo de vidrio o de plástico puede durar más de lo que cualquiera de nosotros.

Cuando veo ciertos mecanismos de colección y reorganización del arte contemporáneo pienso en ciertas actividades que mis hijos hacen –pienso también que muchos niños hacen, pero los míos están ahí son mi referente más cercano–. Eliseo sobre todo reúne piedritas, trozos de tela, cacharros y construye casas y ciudades: alguna vez hizo un barco, cuando era muy pequeño utilizaba las cobijas de dormir, nuestros zapatos, la ropa y demás chácharas de la casa para armar esas ciudades que me parecen geniales.

La genialidad de cierto arte contemporáneo consiste en eso, en recordarnos la genialidad humana, recuperar para nosotros lo más simple, íntimo y atroz, incluso, que puede haber en las cosas que realizamos o imaginamos.

Aquí un reportaje de la revista Sphere de Buenos Aires sobre la exposición de Gabriel Orozco.

http://faenasphere.com/es/sphere#!/target=el-catalogo-del-recolector-gabriel-orozco-presenta-asterisms

La familia obrera en el MACRO

Imagen

La familia obrera en el MACRO

Oscar Bony, La familia obrera (detalle), 1968-99 – fotografía blanco y negro s/papel, 200 x 180 cm. Colección Carola Bony

Política y belleza de las tareas en el Museo Macro de Rosario, Argentina

En países como el nuestro, el trabajo ocupa el centro de las conversaciones y preocupaciones. Es, casi siempre, un problema: por exceso o por falta, por rutinario o inestable. Pero a la vez, cada día, y no solamente en Argentina, somos sujetos y testigos de cambios en los regímenes laborales, que están siendo modificados por la evolución de las tecnologías industriales y por el auge de la llamada “economía del conocimiento”, en la que la circulación de información, ideas y servicios está reemplazando prácticas y saberes vinculados a la producción material. También somos testigos tanto de la desregularización de las organizaciones laborales, como de la angustiante precariedad y falta de reconocimiento implícita en los trabajos menos calificados.

Esta exposición intenta dar un pantallazo de algunos de los tópicos clave que rodean al concepto de trabajo a través de un conjunto de obras provenientes, en su gran mayoría, de la colección Castagnino+macro. El conjunto de obras, organizado en cinco ejes temáticos (Oficios, Precariedad, Opresión y Lucha, Artistas y Cuerpos) deja en claro que la representación del trabajo como tema y problema ha ocupado a los artistas visuales en todas las épocas. Utilizando medios y técnicas de los más diversos, los artistas enfocan el tema abarcando del homenaje a los oficios a la denuncia de la coacción, desde el monumento a la sátira, deteniéndose en imágenes de herramientas, de cuerpos, de resistencia, en espacios de trabajo y en la labor de los artistas.

Colección Castagnino+macro: Fernando Benedit, Adriana Bustos, Jorge Gamarra, Leónidas Gambartes, Karina Granieri, Víctor Grippo-Jorge Gamarra, Luciana Lamothe, Marcos López, Liliana Maresca, Gastón Miranda, Doma, Benito Quinquela Martín, Marcela Sinclair, Valentín Thibon de Libian, TPS (Taller Popular de Serigrafía), Federico Peralta Ramos y Alfredo Guttero.

Obras invitadas de: Florencia Bohtlingk, Oscar Bony, Alberto Goldenstein, Magdalena Jitrik, Fernanda Laguna, Fernando Paillet, Liliana Porter, TPS (Taller Popular de Serigrafía).

Inés Katzenstein es Directora del Departamento de Arte de la Universidad Torcuato Di Tella y forma parte del consejo asesor de la revista Otra Parte de Artes y Letras. Escribió extensamente sobre arte contemporáneo y curó exposiciones como Liliana Porter: Fotografía y ficción (Centro Cultural Recoleta, Buenos Aires, 2003),  David Lamelas, Extranjero, Foreigner, Ètranger, Aüslander (Museo Rufino Tamayo, México, 2005), y co-curó Televisión, El Di Tella y un episodio en la historia de la TV(Espacio Fundación Telefónica, Buenos Aires, 2010), entre otras. Entre otros libros, editó Listen, Here, Now!! Argentine Art of the Sixties: Writings of the Avant-Garde, New York, The Museum of Modern Art, MOMA, 2004.
Fue curadora del pabellón argentino en la 52 Bienal de Venecia, donde presentó el proyecto Guillermo Kuitca, si yo fuera el invierno mismo. Fue también co-curadora de Zona Franca, Bienal del Mercosur, 2007. De 2004 a 2008 se desempeñó como curadora en Malba-Fundación Costantini, Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, donde entre otros proyectos de programación, desarrolló la colección de arte contemporáneo.

Otra mirada a nuestra realidad